jueves, 26 de julio de 2018

El bus que no tenía conductor

Esta semana, el sueño premiado es de Mariángeles Ampié de New York, NY. Todo parece indicar que esta lectora estaba soñando con espíritus o almas que querían llevársela hacia otro rumbo, aunque el camino se veía lleno de vegetación, lo que indica cosas positivas ya que la vegetación representa buenos tiempos por venir, salud y abundancia. Ella nos cuenta un sueño que empieza así:

"Hace unos días soñé que tomaba un autobús que siempre me lleva hasta la esquina de mi casa. Me subí al autobús y me senté en uno de los asientos del fondo en donde iban como 8 ó 10 personas más. Estas personas iban conversando entre sí.

Yo los observaba simplemente sin decir nada. De pronto el bus tomó una carretera muy diferente a la habitual. Era un camino amplio y sólo el bus iba a ambos lados. Había mucha vegetación verde.

En ese momento yo me levante y me quedé viendo a los que conversaban y entonces me di cuenta que estaba pasando una cosa rara: no se les veía el rostro. Todas esas personas estaban en silueta, como cuando les ponen en la televisión unos cuadritos para que no los identifiquen.

Cuando yo me levanté no sentí miedo. Vi a las personas que hablaban entre sí y seguí avanzando hasta donde estaba el conductor. En ese momento me llevé la sorpresa de que el bus no llevaba conductor y entonces me enojé y les dije:

'...bueno, yo no sé quienes son ustedes, ni lo que quieren. Lo único que yo exijo es que me lleven a la 181 y para que dejen de molestarme les ofrezco una misa, para que descansen en paz; misa que será hecha a nombre de todos los espíritus o almas de los que nadie se acuerda'.

En ese momento, como por arte de magia, las personas desaparecieron y el bus ya se encontraba donde yo quería. Inmediatamente me despertó el reloj despertador".

Gracias por contarnos tu sueño, Mariángeles, pero tenemos una pregunta: ¿mandaste a decir la misma por esas almas? Porque ellas sí te cumplieron lo que tú pediste al llevarte hasta la esquina de tu casa.

Por correo estaremos enviando un ejemplar de El Gran Libro de los Sueños a la ganadora y seguimos invitando a nuestros queridos lectores a que nos escriban sus sueños. Llenen el cupón que acompaña a esta columna y envíenoslos junto con una carta explicándonos cómo fue el sueño.

Hasta la próxima.



© Calli Casa Editorial 1458
publicado septiembre, 2001

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Entradas populares