martes, 17 de julio de 2018

La respuesta del crucifijo

"Si Dios ama a los hombres, de seguro les revela sus propósitos en sueños". Cicerón.

Queridos lectores:

¡Muchas gracias! A raíz de una pequeña nota que colocamos al final de la columna de LEYENDAS, nos empezaron a llegar numerosas cartas contándonos sueños. Todos ellos muy interesantes. La respuesta de ustedes ha sido tan alentadora que hemos decidido crear una columna especial para relatar sueños.

Cada semana publicaremos el sueño elegido y enviaremos de regalo un ejemplar de El Gran Libro de los Sueños, de un servidor. Esperamos que disfruten esta nueva columna y que nos sigan escribiendo.

El Sueño premiado de esta es de Esperanza Urbina de Woodside, N.Y.

Esperanza nos relata que cuando ella tenía pocos años de estar viviendo en los Estados Unidos se enfermó y fue diagnosticada con cáncer. Ella estaba sola en este país pero, afortunadamente, tenía buen trabajo y seguro médico.

Esperanza fue internada en un hospital y fue operada. La noche siguiente a la operación soñó que estaba toda vestida de blanco, a las orillas del mar. De repente ella empezó a caminar mar adentro y ya llevaba un buen trecho caminado cuando sintió una mano que la agarró de la muñeca y la regresó de nuevo a la orilla del mar. La persona que la trajo de regreso a la playa también estaba vestida toda de blanco.

En este momento Esperanza despertó sobresaltada por la vividez de lo soñado y empezó a preguntarse si sería Dios o su propia madre quien la había tomado de la mano y traído de regreso hasta la orilla. Una gran sensación de agradecimiento por estar viva inundó a Esperanza y ella decidió orar para dar gracias al Señor cuando, de repente, volteó a una de las paredes de su cuarto de hospital y vio un Crucifijo.

El cuarto estaba totalmente a oscuras, pero el Crucifijo, extrañamente, estaba iluminado.

La interpretación del sueño parece muy clara. Esperanza estaba enfrentando una amenaza de muerte por el cáncer. Después de la operación su alma estaba adentrándose en las aguas del más allá (el mar simboliza la vida eterna) y en ese momento una persona vestida de blanco la toma de la muñeca y la regresa a la orilla (o sea que la devuelve a la vida).

Al despertar, Esperanza se pregunta si fue su madre o si fue Dios quien la regresó a la vida y en esos momentos ve en la oscuridad de su cuarto una luz que iluminaba un Crucifijo. La respuesta a la pregunta que se estaba haciendo Esperanza es clara: La respuesta es: fue Dios quien tomó de la mano a Esperanza y la trajo de regreso a la vida.

Es todo por esta semana. Cada semana publicaremos, con el título de esta columna, un cupón para participar con nosotros. Recorta este cupón y envíalo junto con tu carta. Escríbenos claramente todos los detalles y las fechas de tu sueño, para poder relatarlo y analizarlo con mayor detenimiento.


© Calli Casa Editorial 1440
(publicado: agosto 20 del 2001)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Entradas populares